TELE DE TÓRAX, ABDOMEN, CRÁNEO, RODILLAS, ETC.

Una radiografía es una prueba rápida e indolora que genera imágenes de las estructuras internas del cuerpo, en especial de los huesos.

Los haces de rayos X pasan a través del cuerpo y se absorben en diferentes cantidades según la densidad del material a través del cual pasan. Los materiales densos, como huesos y metales, aparecen de color blanco en las radiografías. El aire en los pulmones aparece de color negro. La grasa y los músculos aparecen como sombras de color gris.

En algunos tipos de radiografías, se introduce un medio de contraste (como yodo o bario) en el cuerpo para poder observar más detalles en las imágenes.

Se utiliza la tecnología radiográfica para examinar muchas partes del cuerpo.

Huesos

  • Fracturas e infecciones. En la mayoría de los casos, las fracturas e infecciones en los huesos y dientes aparecen con claridad en las radiografías.
  • Artritis. Las radiografías de las articulaciones pueden revelar signos de artritis. Las radiografías tomadas a lo largo de los años pueden ayudar a tu médico a determinar si tu artritis está empeorando.
  • Osteoporosis. Algunos tipos especiales de radiografías pueden medir la densidad ósea.
  • Cáncer de huesos. Las radiografías pueden revelar tumores en los huesos.

Tórax

  • Infecciones o enfermedades pulmonares. Mediante una radiografía de tórax, se puede detectar la presencia de neumonía, tuberculosis o cáncer de pulmón.
  • Cáncer de mama. Una mamografía es un tipo de radiografía especial que se utiliza para examinar el tejido mamario.
  • Agrandamiento del corazón. Este signo de insuficiencia cardíaca se muestra con claridad en las radiografías.
  • Obstrucción de los vasos sanguíneos. Mediante una radiografía de tórax se pueden ver los cambios en el flujo sanguíneo hacia los pulmones y el corazón.

Abdomen

  • Problemas en el sistema digestivo. El bario, un medio de contraste administrado junto con una bebida o en un enema, puede ayudar a revelar problemas en el aparato digestivo.
  • Objetos tragados. Si tu hijo se tragó algún objeto, como una llave o una moneda, con una radiografía se puede determinar dónde se aloja.