NUTRIÓLOGA

Una buena nutrición es un elemento fundamental a considerar en los casos de cáncer.

El cáncer y los tratamientos para combatirlo pueden cambiar la forma en la que los pacientes viven su alimentación, desde el sentido del gusto hasta la manera en la que su aparato digestivo procesa los alimentos, aumentando el riesgo de tener una mala nutrición. Los pacientes bien alimentados incrementan su fuerza, mejoran su estado de ánimo y tienen una mejor respuesta al tratamiento.

Observar buenos hábitos alimenticios es una parte indispensable tanto de la terapia como de la recuperación. Por ello es importante contar con la asesoría y el seguimiento de un experto en nutrición oncológica a lo largo de la enfermedad.

Porque en RIDACAM nos preocupamos por tu bienestar, contamos con un equipo para que te ayude en este camino.