INTERVENCIONISMO

El objetivo de la radiología intervencionista es diagnosticar o tratar patologías con una técnica mínimamente invasiva.

Se utilizan imágenes para dirigir los procedimientos radiológicos, que son usualmente ejecutados con agujas, guías y tubos estrechos llamados catéteres. Algunos de estos procedimientos son realizados para procesos puramente diagnósticos, mientras que otros son realizados como parte de tratamientos específicos. Las imágenes proporcionan una guía que permite al radiólogo encaminar estos instrumentos a través del cuerpo a las áreas a tratar. Al minimizar el trauma físico del paciente se reducen la probabilidad de infección, el tiempo de recuperación y se acorta la estancia hospitalaria posoperatoria.