¿Cuáles son las ventajas de los procedimientos con esta técnica?

Los tratamientos llevados a cabo por radiólogos intervencionistas son mínimamente agresivos. Puesto que solo requieren hacer pequeñas incisiones (cortes), suelen ser menos dolorosos que los de la cirugía tradicional. Los niños reciben la menor cantidad posible de anestesia o sedación, para que puedan estar seguros y cómodos durante el procedimiento de radiología intervencionista.

El tiempo de recuperación de los pacientes suele ser más corto, y los procedimientos dejan cicatrices muy pequeñas o ninguna cicatriz. Muchas veces, el tratamiento de radiología intervencionista no requiere internamiento hospitalario.

Puesto que los tratamientos de radiología intervencionista van guiados por imágenes a tiempo real, pueden ser muy precisos. Esto ayuda a los médicos a evitar al máximo dañar la piel, los órganos y los tejidos circundantes.

Shogunpro
prueba@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *